Este blog es para compartir mis experiencias a lo largo de mi vida profesional.

25 may. 2010

La clasificación de los vinos

En muchas ocasiones nos hablan de vinos de mesa, vinos tranquilos, vinos de finca, vinos de autor, etc, pero ¿como sabemos que detalles hay que tener en cuenta para clasificar un vino en uno de estos tipos?

Todos los niveles se encuentran definidos en la normativa y varían en función del nivel de control que se les aplica: en cada nivel se definen las zonas de producción, elaboración y envejecimiento, variedades de uva que se pueden utilizar y los kilos por planta máximos que se pueden obtener para así potenciar la calidad de los vinos.

El nivel mínimo es el vino de mesa, que podrá ser llamado "vino de la tierra" siempre que el territorio vitícola del que proceda se haya delimitado teniendo en cuenta unas determinadas condiciones ambientales y de cultivo que puedan conferir a los vinos características específicas.

Dentro de los vinos de calidad tenemos los vinos con indicación geográfica, los vinos con denominación de origen y los vinos con denominación de origen calificada (de éstas actualmente hay dos en España: Rioja y Priorato). En cada nivel los requisitos a cumplir son superiores.

Además existen los vinos de finca (podremos encontrar también la mención "pago"): una finca es un enclave de tierra situado en suelos de condiciones extraordinarias y con microclimas que favorecen el crecimiento de un determinado tipo de uva. Las uvas que crecen en estas fincas desarrollan una mejor calidad y potencian sus cualidades, dando lugar a vinos que se distinguen de los de las viñas que les avecinan por su personalidad y estilo.

Todas las zonas vitivinícolas han seleccionado a lo largo de los siglos estos enclaves que han recibido diferentes nombres: "Crus" en Burdeos y Champagne, "clos" en Borgoña, "Vigneti" en Italia, "Pagos" en España.

Un vino de autor no entra en los criterios de la denominación de un vino. Solo que el estilo que le da el enólogo al vino es tan característico que se puede identificar fácilmente.

A partir de ahora entenderemos las menciones indicadas en las etiquetas y NO debemos hacer caso de lo que dicen: "que un vino con denominación de origen siempre es mejor que un vino de mesa y por eso son más caros". Vemos que la mención solamente depende de las zonas de cultivo y el control, y el precio no es algo relevante.

Andrea Alonso Castaño

Texto C.T. 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario